Como el perro y el gato.

20 mayo, 2008

 

Nunca se sabe a ciencia cierta qué parte de lo que se comenta en clase va a quedar fijada en vuestra memoria, aunque suele suceder que algunas anécdotas relacionadas con la vida privada de los autores permanezca (algo es algo…). Así, cuando en 1º de Bachillerato se vuelven a estudiar las obras de Góngora y Quevedo surge un comentario muy típico: “¡ah!, estos eran los que estaban peleados y uno se metía con la nariz del otro!” (entonces, piensa el profesor: ¡menos da una piedra!).  El enfrentamiento personal entre Góngora y Quevedo se reflejó en su propia literatura y motivó la escritura de poemas satíricos y burlescos por ambos lados. Mirad lo que le dice Quevedo a Góngora en este soneto:

 

 Yo te untaré mis obras con tocino
porque no me las muerdas, Gongorilla, 
perro de los ingenios de Castilla, 
docto en pullas, cual mozo de camino.

Apenas hombre, sacerdote indino, 
que aprendiste sin christus la cartilla; 
chocarrero de Córdoba y Sevilla, 
y en la Corte, bufón a lo divino. 

¿Por qué censuras tú la lengua griega 
siendo sólo rabí de la judía, 
cosa que tu nariz aun no lo niega? 

No escribas versos más, por vida mía;

aunque aquesto de escribas te pega,

por tener de sayón la rebeldía.

 

 Quevedo ataca a Góngora y pone de relieve su origen judío: le untará sus obras con tocino para que no las lea y no las pueda criticar (morder). La religión judía prohibe comer carne de cerdo, y ser judío en la España de la época era un desprestigio, suponía pertenecer a una minoría, no tener el honor de poseer limpieza de sangre, no ser cristiano viejo (el cristiano nuevo era el que se había convertido al cristianismo más o menos recientemente y cuya familia no había sido cristiana desde siempre, muchas de estas conversiones eran forzadas). Se exigía la condición de cristiano viejo para ingresar en ciertas órdenes militares y religiosas, tener cargos del gobierno, pertenecer a ciertos gremios, etc. En el último terceto, la mención de los escribas (copistas antiguos o interpretes de la ley hebrea, que le sirve para hacer sus típicos juegos de palabras) y a su nariz va por el mismo camino, pues existe la creencia popular de que los judíos tienen narices grandes y afiladas. Quevedo le dedicará otro soneto a la nariz de Góngora: Érase un hombre a una nariz pegado…, lo podéis leer aquí: http://www.poesia-inter.net/fq48097.htm

Juzga tú, después de ver el retrato que Velázquez hizo de Góngora:

 

 

Quevedo quiere desprestigiar su poesía, su condición de religioso y su labor en palacio (y en la Corte, bufón a lo divino), dado que Góngora fue capellán de Felipe III. Va a acusarlo de jugador (chocarrero es la persona que hace chistes groseros, pero también la que hace trampas en el juego, además hay que tener presente que en los locales donde se jugaba también existían otros vicios), y en varios poemas llegará a decir de él que es homosexual.

No creáis que Góngora permanecía cruzado de brazos, también él tiene poemas en los que arremete contra Quevedo:

http://www.filosofia.tk/versoados/articulos/articulo_quevedogongora.htm

Por último, una curiosidad lingüística, Quevedo utilizaba unas gafas circulares que tenían una armadura hecha a propósito para que se sujetaran a la nariz sin necesidad de patillas. El hecho de que este personaje las llevara hizo que, desde entonces, se le llamara así a este tipo de gafas, y así aparece en el diccionario si buscáis el término quevedos.

Anuncios

En los corrales no solo hay gallinas…

8 mayo, 2008

 

Es en la época barroca cuando surgen los primeros locales fijos para las representaciones teatrales: los corrales de comedias. En el Siglo de Oro se entendía por comedia toda manifestación teatral (dramas, entremeses, etc.) a excepción de los autos sacramentales. En este vídeo, que dura dos minutos, podrás ver cómo eran estos corrales y saber algunas cosas más sobre las representaciones:

 

 

El corral de comedias más famoso de España es el de Almagro (Ciudad Real). En el siglo XVIII, los ilustrados prohibieron los corrales de comedias y el de Almagro se convirtió en una posada, hasta que en 1952 se restauró y volvió a utilizarse como espacio teatral. Todavía hoy se pueden ver representaciones allí, en verano hay un famoso festival internacional de teatro.

Por cierto, en las ciudades universitarias hubo un tiempo en el que las representaciones estuvieron prohibidas entre semana para evitar que los estudiantes se distrajeran y no estudiaran      

                                                                                

 


¿Sabías que…?

27 abril, 2008

El origen del término Barroco es controvertido: algunos tratadistas opinan que deriva de la voz latina verruca, verruga; otros consideran que su origen es el término griego baros, peso, en alusión a lo recargado del estilo; y otros, defienden la interpretación que parece más verosímil: se refieren al antiguo vocablo portugués barroco, con el que se designaban las perlas de forma irregular y gran tamaño muy empleadas en orfebrería. Los críticos neoclásicos utilizaron el término como sinónimo de extravagante, exagerado, confuso en comparación con lo clásico. A finales del siglo XIX, se aceptó la denominación de Barroco para definir el gran período artístico que sucedió al Renacimiento y que había tenido, hasta ese momento, un significado despectivo.


Lope y Harry

27 abril, 2008

La comedia nacional o comedia nueva (teatro barroco) fue creada por Lope de Vega. Se escribía en verso, no respetaba la reglas de las tres unidades de Aristóteles (unidad de acción, lugar y tiempo), mezclaba elementos trágicos y cómicos, y sus temas fundamentales eran el amor, la honra y la religión. Ya sabéis que Lope de Vega intentaba agradar a un público amplio y que consiguió tener muchísimo éxito en su época. Hoy puede parecer que muchos autores barrocos han pasado de moda y sólo interesan a los estudiosos de la historia de la literatura. Mirad cómo se queja el mismísimo Lope de su situación actual en este divertido vídeo:

 

Por cierto, a Lope se le llamó “el Fénix de los ingenios” porque se le atribuyen más de cuatrocientas obras dramáticas y cultivó también la lírica y la narrativa. La palabra fénix se utiliza, figuradamente, para designar aquello que es exquisito o único en su especie.

El Ave Fénix era un animal mitológico, concretamente un ave del tamaño de un águila, de plumaje rojo, anaranjado y amarillo incandescente, y con un pico y garras fuertes. Según la leyenda cristianizada, el ave Fénix vivía en el Jardín del Paraíso, y anidaba en un rosal. Cuando Adán y Eva fueron expulsados, de la espada del ángel que los desterró surgió una chispa que prendió en el nido del Fénix e hizo que ardiera. Al ser el único animal que no había probado la fruta del paraíso, se le concedieron varios dones. Uno de ellos fue el de la inmortalidad, a través de la capacidad de renacer de sus cenizas.  

A los amantes de Harry Potter ya os sonará porque aparece y le da nombre a la quinta entrega de la serie: Harry Potter y la orden del Fénix.

                                                        

                                        

           

 


Blogs hermanos

27 abril, 2008

                                  

 

              “Bienaventurados los árboles que se han olvidado del frío y 

               levantan contra el cielo un arañazo verde de vida, un deseo de

               abrir las ramas en el horizonte (…)”

                                                                          Luis García Montero

Hoy os recomiendo un blog de lengua y literatura donde podéis encontrar información interesante y posts muy sugerentes sobre los temas y autores que estamos estudiando este año. Constituye una prueba más de la creatividad e interés de su autora por hacer de sus clases algo vivo y atrayente contra viento y marea, rasgo que yo incluiría en la lista de virtudes que caracterizan a los profesores con los que se aprende más y mejor. Podéis daros una vuelta por:  http://belendom.blogspot.com/


Una sevillana muy barroca. Los tópicos.

17 abril, 2008

                                                                                                                                                                                            

Imagino que muchos de vosotros ya estaréis esperando impacientes: la feria está a la vuelta de la esquina, quedan dos telediarios para volverse a marear en el nuevo cacharrito de la calle del infierno. Las sevillanas son las canciones que más escuchamos y bailamos allí, se asocian con la alegría. La cuestión es que, con el jaleo festivo, no reparamos en la letra de muchas de ellas y merecería la pena. Sevillanas las hay de muchos tipos, algunas tienen cierto aire hortera, véanse unos ejemplos:

* “Con lo bonito que era salir con la luz del día y recogerse temprano // vuelves a la amanecía y sin novio de la mano” (Un padre habla con su hija)  (Grupo: Las Carlotas)

* “Esta tarde se casa mi niña, yo no sé si reirme o llorar // anda, peluquera, no la pongas más guapa que está”. (Grupo: Ecos del Rocío)

Pero, como este es un blog de literatura, nos centraremos en una de ellas para analizar qué relación puede tener con la materia, concretamente vamos a ver lo que ocurre con Pasa la vida. Seguro que la conocéis:

 

 

Esta es una sevillana muy barroca, ¿por qué?. Fijaos, por ejemplo, en lo que dice la letra de la primera, tercera y cuarta parte de la sevillana:

 

* LA PRIMERA: Pasa la vida, pasa la vida.

Pasa la vida y no has notado que has vivido

cuando pasa la vida.

Tus ilusiones y tus bellos sueños, todo se olvida,      

 

ESTRIBILLO: Pasa la vida, igual que pasa la corriente

del río cuando busca el mar                                          

y yo camino indiferente donde me quieran llevar. 

 * LA TERCERA: Y pasa la gloria, pasa la gloria.

Pasa la gloria, nos ciega la soberbia,

pero un día pasa la gloria. y ves que de tu obra ya no queda ni la memoria.

 * LA CUARTA: Pasan los años,

se va la juventud calladamente.

Pasa la vida con su triste carga de desengaño.

 

Aquí aparecen una serie de tópicos que representan la ideología barroca. Si recordáis, los tópicos eran algunos temas que se repiten de forma recurrente en la literatura, también se conocen con el nombre de lugares comunes. En la Edad Media aparecían algunos: Ubi sunt? (¿dónde están?, referido a la fugacidad de lo terrenal); o a la muerte igualatoria. En el Renacimiento se mencionaban otros: Carpe diem (goza, aprovecha el día); Locus amoenus (lugar agradable, paisaje ideal: pájaros que cantan, ríos de agua cristalina…); Beatus ille (dichoso aquel que se aparta del mundanal ruido).

En el Barroco: Tempus fugit (el tiempo pasa, la vida humana tiene una condición fugaz), Homo viator (el hombre es un peregrino, un viajero que anda por el camino de la vida) y Vita flumen (la vida es como un río que desemboca en el mar, que es la muerte). Otro tópico será el de la vida como sueño del que se despierta con la muerte y que veremos cuando estudiemos el teatro de Calderón de la Barca.

¿Serías capaz de reconocer tres tópicos barrocos en la sevillana?


Don Quijote y lo kitsch.

17 abril, 2008

Billete de 1 peseta del Banco de España emitido en 1951.

Don Quijote es uno de esos personajes que ha saltado de las páginas de un libro al mundo real. La ruta de Don Quijote es un atractivo turístico del que viven muchos pueblos de La Mancha (Ciudad Real, Toledo, Cuenca, Albacete), y el hecho de que el Quijote empiece así:“En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme”, ha suscitado múltiples discusiones acerca de cuál sería la ubicación real de ese municipio y de por qué Cervantes dice que prefiere, voluntariamente, no recordar su nombre. Algunos críticos creen que este lugar fue Argamasilla, y muchos pueblos se disputan el honor de ser la patria del ingenioso hidalgo.

Don Quijote es ya un icono que se reproduce en cualquier soporte: cajas, pins, tazas, ceniceros, billetes, monedas, etc. Entre esa gran cantidad de objetos con la imagen de Don Quijote, habría muchos que entrarían en la categoría de lo kitsch. La palabra kitsch (del término alemán yidis: etwas verkitschen),  define al arte que es considerado como una copia inferior de un estilo existente. También se utiliza el término kitsch para referirse a cualquier arte que es pretencioso, pasado de moda o de muy mal gusto. Aquí tenéis muchos ejemplos de lo que digo: http://www.donkitsch-ote.com/      (pinchad de nuevo en la imágen para ver el museo donkitsch-ote).       

Además de kitsch, otra palabra que se ha puesto de moda es friqui (viene del inglés freak que significa extraño, extravagante, estrafalario). El término kitsch ya aparece en el Diccionario de la Real Academia Española y es un extranjerismo (una palabra que en castellano mantiene su forma original); sin embargo, friqui todavía no está (sería una palabra hispanizada, adaptada a la pronunciación española). En este momento, el máximo exponente de lo friqui sería Rodolfo Chikilicuatre y la canción con la que representará a España en el Festival de Eurovisión 2008: el chiki chiki, ¿no os parece?.